Principios y Valores

Los principios y valores éticos que Fundación Solar considera fundamentales para la realización plena de sus objetivos y áreas estratégicas, se presentan ordenados en tres ámbitos de su personalidad: Plenitud Humana, Plenitud Ciudadana y Plenitud Laboral. Los colaboradores y colaboradoras de la Fundación, harán que el cumplimiento de los deberes, la identificación con los intereses de la Institución, la relación con los socios institucionales y el ambiente laboral sea una lógica consecuencia de la vivencia de estos valores y principios.

Plenitud Humana

Todas las personas que laboran en Fundación Solar son seres racionales y autónomos, que tienen valor y dignidad por el hecho de ser humanos.

Los valores humanos que en este ámbito, la Institución considera importantes destacar son:
Lealtad: Se cumple lo que exigen las normas del honor. Se es fiel, conforme a la verdad, en el trato y en el desempeño de los cargos, con las personas y con la institución.
Responsabilidad: Se asume las consecuencias de las propias acciones, y se responde por los resultados y no por los esfuerzos.
Respeto: Se brinda a las personas un trato digno, cortes, cordial y tolerante. Se reconoce y considera en todo momento los derechos, libertades y cualidades inherentes a la condición humana.
Disciplina: Se cumplen fielmente las normas establecidas para el buen funcionamiento de los sistemas, siempre a partir de la propia convicción.
Solidaridad: Se identifican los problemas y/o necesidades sociales, apoyando con acciones concretas la solución y/o satisfacción de las mismas, de manera voluntaria, asegurando un desarrollo sostenible.

Plenitud Ciudadana

El ejercicio de la ciudadanía plena en un país democrático como Guatemala implica la corresponsabilidad y la construcción del bienestar común.
La Construcción del Bien Común: Todas las decisiones y acciones del personal de Fundación Solar están dirigidas a la satisfacción de las necesidades e intereses de la sociedad guatemalteca, por encima de intereses particulares ajenos al bienestar de la colectividad.
Amor a la Patria: El personal de la Institución se ha apropiado de la historia y la realidad nacional, lo que provoca el respeto y afecto hacia el país. Este afecto debe ir más allá del mero sentimiento y traducirse en trabajo y esfuerzo cotidianos por forjar una patria mejor.

Plenitud Laboral

Otros valores indispensables para poder edificar un ambiente laboral agradable y ético son:
Servicio: Disposición de ayudar a los demás. Es básicamente un acto en el que dejamos de pensar en sí mismos para ponernos a disposición del otro y de sus necesidades. Ha de poseer al menos los siguientes valores:
Excelencia: Actuar con eficacia y eficiencia en el desempeño de sus funciones.
Pro-actividad: Capacidad de accionar y no solo de reaccionar. Es la decisión firme de tomar iniciativas y correr riesgos razonables.
Camaradería: Armonía y buena correspondencia entre quienes laboran para la Institución conduce a la excelencia.
Sentido de Pertenencia: Identificación con el trabajo que se realiza, de tal forma que encauce al cuidado y preocupación por la Institución.
Trabajo Sinérgico: Se reconoce el valor de las diferencias y se fomenta el trabajo conjunto de tal manera que éstas no sean la base de conflictos, sino que por el contrario, permitan enriquecer el proceso y sirvan de insumo para la toma de decisiones.
Transparencia: La acciones ejecutadas se exhiben, supervisan, y evalúan, cumpliendo con la normativa ética, técnica y legal que regula su realización.
Integridad: Se actúa con honestidad, atendiendo siempre a la verdad. Todo servicio, atención y trabajo se realiza con respeto a las personas, leyes y normas.